domingo, 6 de marzo de 2016

MESA DE LUZ

Como lo prometido es deuda, aquí estoy de nuevo. 
Y esta vez vengo cargada de cosas sobre la Mesa o Cajón de Luz.

La verdad es que recuerdo que tuve conocimiento de ella a través del Blog de TIGRITEANDO. En un primer momento me fijé en la Mesa Sensorial por recomendación de mi gran amiga Carla. Y de ahí, poco a poco siguiendo el Blog, conocí la Mesa de Luz.



Y fue a partir de ahí cuando empecé a leer y leer sin parar sobre este maravilloso material que tantas posibilidades puede darnos, tanto en casa como en clase.

Desde el primer momento tuve claro que mi pequeña Carla tenía que tener una. Y como tengo un padre que vale su peso en oro y que sabe hacer de todo, todito, todo, él se encargó de ello.
Como ya tenemos una mesa del IKEA en casa para pintar y jugar, mi mejor opción era tener un Cajón de Luz que pudiéramos sacar y guardar fácilmente y también poder llevarlo a distintos lugares de casa o incluso fuera de ella.
El nuestro pesa muy poco, es muy manejable y está hecho con luz LED blanca. También está la posibilidad de poner las luces de colores, pero a mí me gusta más así.
Mi padre se puso manos a la obra y los Reyes se encargaron de dejarle el súper regalo a Carla.
Este es nuestro Cajón de Luz
En Internet podéis encontrar miles de materiales para la Mesa de Luz.
Yo quise que lo primero que tuviera Carla fueran las Figuras Geométricas que compramos en Amazon y las cuales le están dando muchísimo juego. Las bases se desmontan, hay diferentes tamaños y es un material que da muchas posibilidades.
Después solo tenía que ponerme a fabricarle material casero y eso es lo que hice.

- Compré un paquete de folios de papel celofán, los plastifiqué y listo. Al ser un papel fino y casi transparente, da mucho juego en la mesa para poder hacer mezclas de colores. 
Con los retales escribí nuestros nombres con rotulador negro permanente para que así los tenga de referencia en otros juegos.

- Otra de las posibilidades que tenemos es escribir encima de la mesa con rotuladores de pizarra blanca. Pero yo, para prevenir el hecho de no poder borrarlos, he hecho otro invento. He plastificado un plástico sin nada dentro, de manera que nos queda transparente por completo. Después lo he metido dentro de un plástico perforado (el típico de los archivadores) y de esa manera tenemos una pizarra donde dibujar, escribir y borrar siempre que queramos.

Rotuladores Velleda BIC que tiene Carla


Y ahora quiero presentaros un material que estrenamos ayer y que he comprado a través de una página web que descubrí navegando por Facebook.
Se llama JUGAR CONTIGO y en ella podréis encontrar todo tipo de materiales; no solo para la Mesa de Luz, sino también Materiales Montessori, naturales, para bebés,... Son súper rápidos en la gestión y el envío del material.


Compre bastantes cosas... Pero de momento, hemos sacado estas:

Letras mayúsculas de colores
Perlas de colores perforadas en el centro ideales para hacer series, clasificar, contar y más adelante para ensartar
Figuras geométricas de distintos tamaños y colores
Si a estos materiales le sumamos que ayer fuimos al IKEA y compramos los típicos cuencos de colores y los espejos que nos se rompen, el resultado es el siguiente:
(Aún tenemos que pensar tranquilos de qué manera unimos los espejos entre sí para obtener un mejor resultado en los juegos)




Carla está más que encantada con todas estas cosas.
Y lo que no sabe es que tengo guardadas más cosillas que poco a poco le iré mostrando...
Pero primero, que investigue sin parar con todas las posibilidades que su Cajón de Luz puede darle.

Y como regalo para empezar la semana con fuerza, aquí os dejo un pequeño vídeo de cómo fueron las primeras experiencias de Carla con los materiales.

¡¡Ser felices!!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario